Margarita Millet

La protagonista de este artículo, Margarita  Millet Pujol, fue operada de una hernia discal y buscaba un tipo de gimnasia que le rehabilitara sin hacerle daño. Encontró pues este método para de desarrollar sus músculos internos, siempre bajo la mirada de una atenta de una  profesora. Se entusiasmó porque su práctica le aportaba estabilidad y firmeza a su columna y además le reducía el estrés y mejoraba su autoestima al mismo tiempo. La pasión es el motor que nos lleva a emprender nuevas cosas, a tener ilusiones. Margarita decidió pues dar un paso más y hacerse instructora. Estudió duro y se sacó lo títulos de FIF, Federación Italiana de Fitness. Lleva ya 3 años enseñándolo con dedicación, precisón y empeño. Margarita  ya había dado clases de aerobic, estreching y step, habiéndose sacado siempre  los títulos también.

Hay dos tipos de pilates, con máquinas y matwork, que es del que Margarita es instructora, combinándolo con su otro trabajo:  jefa de azafatas en la feria de Milán.

Ella aconseja apasionadamente la practica de Pilates a todos por el bienestar físico que te reporta. Insiste, además,  en que no es gimnasia aerobótica, al no quemar grasas no es pues una práctica para personas que quieran adelgazar.

Margarita prefiere impartir clases individuales o máximo un grupo de cinco personas, con música  de sottofondo que alegra el espíritu, da paz y relaja.

La instructura Millet se encarga de personalizar las clases de Pilates, según la necesidad concreta de quien lo practica y conseguir los objetivos de ese modo. Está convencida de que en muchos gimnasios no siguen el método adecuado, haciendo pasar por Pilates una gimnasia dulce.  “El Pilates al igual que el yoga están de moda porque neutralizan en manera eficaz los condicionamientos intrínsecamente dañosos que aporta la sociedad de hoy”, opina Margarita. El estrés es tensión nerviosa y mental así como fatiga física: teléfono movil omnipresente, tráfico, preocupaciones económicas convergen en crear un bajón físico y estrés mental, son ideas muy acertadas de Marga. “ Para mejorar nuestras vida deberíamos dedicar más tiempo  a curar el bienestar físico y mental. El bienestar aporta energía y ésta nos permitirá tener la suficiente vitalidad por la noche para gozar de momentos de relax de actividades que nos gustan”, señala la instructura.

El Pilates tonifica los músculos y es una gozada tener una instructora como Margarita que tranmite elegancia en todo lo que hace. Para ella la elegancia es un valor interior: “ Una actitud que se cultiva en todas las cosas de la vida y el reflejo de unos valores. No se es elegante por decisión propia, piensa Margarita, sino por una particular manera innata de expresarse, vestir y un comportamiento refinado. La elegacia es sobriedad”.

 

El Pilates fue inventado por J.H. Pilates a principios del siglo XX,el cual siendo un niño, tuvo problemas serios de salud: raquitísmo, asma y fiebre reumática. Estas debilidades físicas le llevaron a querer desarrollar un método que ayudara a la tonificación de sus músculos y lograr bienestar físico.

El Pilates se practica actualmente en todo el mundo y está muy de moda por los beneficios que con su práctica constante se obtienen : curar y prevenir dolores de espalda y la rehabilitación  para las personas que han sufrido  lesiones, entre otros beneficios.

 Con el Pilates se descubren las capacidades personales y las barreras que tenemos en el interior de nosotros pues su esencia radica en la utilización del cerebro para controlar el cuerpo, fomentando, de esa manera, el  equilibrio y unidad del mismo.

La tonificación de los músculos a través de una sucesión de movimientos fluidos  puede ser practicado por todo tipo de personas, independientemente del sexo, edad, condición física...esa sería pues la magia y el motivo por el que el Pilates engancha. La baja carga en las articulaciones de esta actividad física lleva a reforzar el cuerpo sin aumentar la masa muscular.

El método Pilates no tiene marca de registro y es por ello por lo que el profesor puede adaptarlo a su personalidad y estilo. El profesor es en el Pilates un compenente fundamental al no tratarse de  una mera repetición de ejercicios, además de que te  ayuda a corregir los posibles  errores.

 A pesar de que cada profesor aporta su propia impronta al dar clases, éstas han de tener unos principio básicos:

  • concentración, la mente debe ser la supervisora, control, pues no hay movimientos descuidados o desordenados,
  • centralización : el centro de gravedad, centro de influencia y control de todo el cuerpo. El centro del cuerpo es el conjunto de músculos abdominales, potencializando desde el estómago a la periferia, es decir,  brazos y piernas.
  • Fluidez, que se logra con la síntesis de las anteriores, consiguiendo así que los movimientos se lleven a cabo de manera armónica, con la respiración bien controlada y guiada por el maestro,  y la precisión en la ejecución de los movimientos que deben realizarse.
  • la respiración,  que es din duda la protagonista, inspirar y expirar...primero el movimiento después la respiración.

Directorio Profesional: Margarita Millet

 

Junio 2019

Miriam La Fuente

Escribir comentario

Comentarios: 0